Los sitios en los que trabajamos se convierten en nuestro segundo hogar; pasamos gran parte de nuestro día en un espacio mayormente compartido del cual nos apropiamos con el paso del tiempo; es por ello que al renovar el espacio de trabajo buscamos la neutralidad en su relación formal-espacial, balanceando con una atmósfera de hogar para propiciar la apropiación del lugar de trabajo.

Previous

CASA SIMÓN

Next

SIMA